Palazzo Stern

Construido por la familia Malpaga (que dieron su nombre al rio próximo al edificio), era en su origen un edificio de dos plantas. Los Stern, una familia de coleccionistas y comerciantes de arte, compraron el edificio a principios del siglo XX. Los Stern reconstruyeron todo el palacio y aumentaron sus dimensiones hasta obtener cuatro plantas, utilizando partes y materiales del edificio precedente. El nuevo edificio se enriqueció después con obras de arte, esculturas, mosaicos y elementos arquitectónicos procedentes de otras estructuras. El resultado es notable, un collage de recuerdos de muchas épocas diferentes. En la actualidad, después de dos años de restauración, el palacio Stern es un magnífico lugar.